A MALLEGA


Uno de los recuerdos que tengo de Xegunde es cuando se reunían todos los vecinos para ayudar en la mallega.

En el mes de agosto se segaba el cereal y luego se ataba en mallas. Se llevaba al área (aira) que cada casa tenía destinada para secarlas. Generalmente esta aira estaba situada cerca de la casa y era una gran esplanada. Una vez seca la malla se mallaba (se trillaban los cereales) y luego el grano se limpiaba de impurezas. La paja se guardaba y se hacía un palleiro y la espiga ya sin el grano (cuaños) se almacenaba y servía para alimentar a los animales.

Todos teníamos nuestra función en la mallega. Los hombres como eran los más fuertes, trillaban con la trilladora (Antiguamente utilizaban palos). Las mujeres, limpiaban el grano y los niños, acarreaban los cuaños al almacén porque pesaban poco.

Las mujeres de la casa a la que le tocaba mallar ese día, se ocupaban de preparar comida para todo el mundo. Recuerdo que preparaban enormes platos: butelo, cachoada, tocino, caldo, chourizos, cachelos, queixos, etc... y de postre se hacían chulas con mel para todo el mundo. Los niños enloquecíamos con ellas.

Las botas de vino estaban por doquier y todos cantaban cántigas. Los jóvenes hacían bromas unos con otros y los no tan jóvenes se contaban cuentos de aldea. Cuando se acababa de mallar en una casa, se continuaba en la otra y así sucesivamente.

Todos se ayudaban. Era fantástico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario.