Uganda 'La perla de África'


La naturaleza es muy generosa en Uganda. El color rojizo de la tierra junto con las tonalidades verdes del paisaje hacen del lugar un entorno verdaderamente único. Es como un gran jardín botánico en dónde se permite que vivan los humanos. Así define Ryszard Kapuscinski a Kumasi en su libro Ébano y creo que es ideal para definir también Uganda.

Muchos son los lugares que marcan el paso por este maravilloso país: Las montañas Rwenzori, Bujagali, sus lagos: Victoria (el más grande de África), el lago Alberto, el parque Murchinson Falls, Queen Elizabeth, etc..

Uganda es un país reconciliado con su pasado. Durante las dictaduras de Amín Dadá y Milton Obote ha permanecido cerrado al mundo pero ahora se encuentra abierto al turismo. Sus gentes son amables y hospitalarias. Aunque le queda mucho camino por recorrer todavía, pues sufre aún su mayor problema en la corrupción, Uganda tiene buenas perspectivas de futuro.
Winston Churchil la definió como: “ la perla de África” por alguna razón.

Las carreteras se abren paso entre grandes extensiones de verdes cafetales y casitas de adobe. Hay niños en todas partes que nos saludan. Algunos nos llaman mzungu (blanco).

Durante el trayecto, paramos en un colegio para dejar unos cuantos lápices a los niños. Impensable repartirlos en el camino. Sacas un caramelo y enseguida comienzan a salir niños por doquier. Si quieres un reparto lo más equitativo posible, mejor dejar los 'souvenirs' en las escuelas.

Enseguida me ví rodeada por cientos de niños de este colegio, haciéndome un sinfín de preguntas que intenté contestar como pude. Son enormemente curiosos.
Creo que al final logré salir bastante airosa de la situación y dejé un buen puñado de ‘ pequeños amigos’ con la esperanza de, quien sabe: ¿volver algún día?

Fotos cedidas por gentileza de mi compañero y guía de viaje Vicenç

¿Te ha gustado este post?

No te pierdas el siguiente. Va de gorilas...

1 comentario:

lucalvago dijo...

Me ha encantado. La última foto, o más que la foto, el momento, no tiene precio. Seguro que esa despedida tan cariñosa tenía más que ver con tu actitud hacia ellos que con los lápices que les regalaste. Creo que yo la tendría enmarcada en casa...

Bicos.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.