Cosecha propia (II)

Olivas aliñadas

A diferencia de otros, este año los olivos han dado muchas olivas y para mi sorpresa esta vez no estaban picadas. Así que como no sabía que hacer con ellas, una amiga me indicó que podía prepararlas aliñadas.


No es un trabajo difícil pero requiere mucha constancia ya que una vez recogidas, se han de machacar un poco y ponerlas en agua. También se pueden poner enteras, sin machacar pero tardan más en estar listas.

Lo de la constancia viene porque el agua se tiene que cambiar cada día durante al menos 15 días. Algunos dicen que con 8 ó 10 días es suficiente pero depende de las olivas y de lo amargas que nos gusten.


Una vez pasados esos 15 días, las ponemos en tarros de cristal esterilizados y vamos haciendo capas con las hierbas que queramos. Yo les puse ajos, algún "bicho", hierbas aromáticas que tengo en las macetas como tomillo, hinojo, laurel, etc... pero se pueden preparar de muchísimas maneras.

Se cubren luego con agua y sal. Para saber la cantidad de sal necesaria, ponemos el agua en un recipiente e introducimos un huevo. Vamos añadiendo sal y cuando el huevo flote, sabremos que es la medida adecuada.

Se guardan bien tapadas en un lugar seco y fresco. En un mes aproximadamente ya se pueden comer. Si las hemos machacado, debemos consumir antes que las enteras.


2 comentarios:

Mavi dijo...

Mmmmm ¡qué buena pinta!. Podría vivir de pan y olivas, soy así de simple...

Mª Angeles dijo...

Calla,calla... ayer se me escapó un puñado de más en la ensaladita y no veas como me puse. Además,la ensalada llevaba anchoas de l'Escala que compré el otro día. Esas que vienen envasadas en sal gorda y luego se han de preparar ¿sabes? En fin,que me tiré toda la tarde bebiendo agua.

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario.