Los himba ( primera parte)



Nos dirigimos hacia el norte, concretamente a Opuwo, en dónde tenemos previsto pasar un par de días para recorrer esta zona. Opuwo es la capital de la región de Kunene llamada también Kaokoland. Es la capital del territorio himba. Esta zona es árida y de difícil acceso. La ciudad en si no tiene mucho que ver quizá lo más sorprendente es ver como conviven los himbas y herero.
Es normal encontrarse en el supermercado o haciendo cola en un banco a una familia herero con las mujeres ataviadas con sus vestidos largos de faldas superpuestas y sombreros característicos junto a una familia himba de torso descubierto, y sus mujeres con el cuerpo pintado de ocre y los abalorios que las caracterizan.

Nos instalamos en http://www.namibweb.com/mopanecamp.htm situado a 1 Km a las afueras e Opuwo. Es un lugar muy tranquilo en plena naturaleza y sin electricidad.


Cenando en Mopane Camp. Como no disponían de luz tuvimos que echar mano de los frontales para ver la comida que teníamos en el plato.

Una de las experiencias más interesantes que vivimos aquí fue la visita a un poblado himba. A cambio de unas provisiones: unos sacos de harina, pan fresco, pastas varias y arroz, tuvimos la oportunidad de pasar unas horas con ellos y ver como viven dariamente.


Las cabañas están hechas con el techo de paja y las paredes de barro y excremento de animales mezclado con arbustos. Su lengua es el Otjihimba un dialecto del herero.

¿Quienes son?
Los himba proceden de la región de Los Grandes Lagos y llegaron al norte de Namíbia sobre el siglo XVI. Debido a la presión que ejercieron los ovambo al establecerse estos en el norte de Namíbia, se vieron obligados a desplazarse hacia el sureste en busca de un lugar mejor para aposentarse pero se encontraron con los colonos europeos. Actualmente ocupan la región de Kaokoland. No obstante esta región es muy árida, montañosa y de escasa vegetación lo que les obliga a moverse de un lugar a otro en busca de pasturas y agua para alimentar al ganado. Los himba son pastores nómadas que viven de la caza y del ganado.


El hombre se encarga de cuidar de los rebaños y de buscar alimentos.



La mujer se encarga de ordeñar el ganado, de la recolección y de cuidar a los niños




Mujer himba moliendo el maíz grano a grano con una piedra.


Después de moler el maíz, se pone en el fuego una recipiente con agua o leche hasta que hierva. Se le añade entonces la harina de maíz poco a poco hasta hacer una pasta. Ésta se va removiendo sin parar durante una media hora hasta que esté cocida.




Los himba son uno de los pocos grupos étnicos que aún conservan sus tradiciones y modo de vida. Tienen el mismo origen étnico que los herero.



El fuego y el ganado representan sus creencias. Son fundamentales para su forma de vida . El tamaño del rebaño indica su riqueza y su prestigio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario.