Peneda de Gerês


Tras dejar atrás una borrasca de lluvia, nieve y mucho frío, finalmente conseguimos disfrutar del viaje por el Parque Nacional Peneda de Gerês.

La temperatura no superó nunca los cinco grados al sol pero aún así, el paisaje merece la pena y la zona es fácil de visitar. En esta época del año no hay turistas, aunque cuando empieza el buen tiempo está lleno de gente.

De las zonas recorridas, merece mención especial el Santuario Nossa Senhora da Peneda situado no concelho Arcos de Valdevez. Fue construído a finales del Siglo XVIII y es un lugar de gran devoción para los portugueses. Antes había una pequeña ermita construída para venerar la aparición en este lugar de la Virgen Nossa Senhora da Peneda, pero con el tiempo el culto se hizo cada vez mayor, lo que motivó la construcción del santuario.




Leyenda da Peneda:

A una pastorcita que cuidaba las cabras, se le apareció la Senhora da Peneda en forma de una paloma blanca y le dijo que tenía que anunciar a los habitantes que debian construir una capilla en aquel lugar. La pastora fue corriendo a explicárselo a sus padres pero estos no la creyeron.

Al dia siguiente cuando guardaba las cabras, se le volvió a aparecer la Senhora da Peneda, pero esta vez en forma de la imagen que se conserva hoy. Pidió a la pastora que fuera a Roussas a buscar una mujer encorvada de dieciocho años que se llamaba Domenica Gregorio. Cuando esta llegó al lugar donde estaba la Senhora, recuperó la salud.

De camino a Gerês, pasamos por diferentes pueblos de montaña. Todos con su peculiar encanto y algunos de difícil acceso.




Dejándonos llevar por nuestra intuición, recorrimos pueblecitos y descubrimos rutas nuevas. A mi particularmente es como me gusta viajar, sin reservas y sin prisas.

Al llegar al pueblo de Gerês, buscamos hospedaje. No había demasiadas opciones ya que al ser temporada baja, la mayoria de hoteles se encontraban cerrados. Así que dentro de todo, nos pareció interesante la Pensâo Carvalho Araújo, sencilla pero muy limpia. La única pega que encontramos fue que no tenía calefacción y hacía un frío tremendo. Aún así, la estancia aquí es muy recomendable.

Armando el dueño, nos dibujó un mapa de rutas para hacer por los alrededores y tras dejar las cosas y comer algo ligero, nos pusimos en marcha.

Saliendo de Gerês en dirección Braga, nos encontramos en Vilar da Veiga y tomamos la primera a la izquierda con destino Ermida. Luego vamos en dirección a la Cascada do Arado.

Allí, hay que dejar el coche en la carretera para luego subir unas escaleras de piedra hasta llegar a la cascada. Nosotros subimos un poco más para hacer fotografías. El problema fue que teníamos el sol al revés y no pudimos hacer casi ninguna, pero el paisaje y la caminata, bien merecían la pena.



Uno no puede llegar aquí y marchar sin ver a Pedra Bela. Sitio obligado de visitar. Es un mirador desde dónde se ve toda la sierra y en los días claros se divisa incluso la ciudad de Braga.





Al volver por la tarde, cenamos en la misma pensión y no nos arrepentimos. Yo escogí un bacalhau o forno servido con olivas y puré de patatas. Uno de los placeres gastronómicos que se pueden disfrutar por eta zona. Os puedo asegurar que este plato quitaba el sentido.



Bacalhau o Forno

4 comentarios:

Mavi dijo...

Aaahhh, que estaban aquí las fotos de comida!! Adoro el bacalao y éste tiene una pinta estupenda!
Passeu-ho molt bé aquests dies que us queden.

Hotel dijo...

Hola M ª Angeles y Vicenç

Muchas disculpas por la falta de calefacion. Esto no es un fallo común. La caldera estaba encendida, pero probablemente en la habitacion o equipo estaba cerrado. Fue mi error. Si lo habían advertido el problema se corregiría y habria una estancia más agradable.
Me gustaría poder recompensarlos,en una próxima visita, de este fracaso, invitándolos a comer o bacalao y con la elaboración de sugerencias para nuevos lugares para visitar y fotografiar.
Una vez más pido disculpas por mi error.

Armando Carvalho Araújo

Gracia dijo...

Impresioanante .... vendrás con pilas nuevas, el bacalao "pa comerselo" disfruta much si es que todavía estas por ahí ...
Besos
Gracia

Mª Angeles dijo...

Hola Armando,

Justo acabamos de regresar y ya estamos en casa poniendo en orden todas las anéctodas y aventuras de nuestro mini-viaje.

No sé si volveremos a Gerês en breve ya que lamentablemente no disponemos de todo el tiempo que quisíeramos para viajar.Te puedo asegurar que nos encantó.

El último día hicimos la otra ruta que nos aconsejaste y lo pasamos genial. Un paisaje muy bonito, pueblos maravillosos y por si fuera pooco, nos hizo un día espléndido. Si volvemos, no te quepa duda que nos quedaremos en la Pensâo Carvalho Araújo y por supuesto comeremos con vosotros. Nos quedó muy buen recuerdo de nuestra estancia ahí. El cafetito que tomamos junto al fuego despues del bacalhau no sé puede explicar con palabras.

En cuanto a la anéctoda de la calefacción, estamos convencidos que se trata de un caso aislado y no tiene demasiada importancia.

Yo recomiendo sin duda la Pensâo Carvalho-Araújo a todo el que pase por ahí.

Un saludo y muchas gracias por tus comentarios.

Mª Ángeles

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario.