Bizcochitos de almendra y calabaza


Hay una invasión de dulces estos días en la red que asusta, y nunca mejor dicho, estamos acercándonos a Todos los Santos o Halloween como algunos prefieren llamar últimamente. 

Esqueletos, brujas feas de masa de azúcar, dedos hechos con galleta cortados por cristales de caramelo que derraman sangre de grosella, arañas de chocolate bajando por paredes de bizcochos de mil sabores..., todo tiene una apariencia  terroríficamente exquisita. 

Pero sin ánimo de llevar la contraria y sin quitar mérito a  tanto derroche de imaginación, yo prefiero la festividad de Todos los Santos.  Los panellets, els bunyols, los buñuelos de viento rellenos de diferentes maneras, los huesos de santo, las castañas, los boniatos, etc. 

Soy muy tradicional, lo sé.  Pero es que lo nuestro es muy bueno ¿por qué ese empeño de importar e imponer lo de fuera?.

Hoy la receta va de combinar dos productos: las almendras y la calabaza (reina de estas fiestas). Unos bizcochitos suaves, esponjosos y delicados de  resultado sorprendente. ¡Riquísimos!





Ingredientes:


  • 175 g de calabaza limpia
  • 100 g de mantequilla
  • 150 g de azúcar
  • 3 huevos
  • 225 g de almendra molida
  • 100 g de harina de repostería
  • 1 sobre de levadura en polvo
  • 1/2 cucharadita de  azúcar avainillado
  • Un pellizco de sal
  • Ralladura de limón 
  • 1 chorrito de ron (opcional)







Preparación:

  1. Encendemos el horno a 180º
  2. Forramos un molde cuadrado con papel vegetal o engrasamos y enharinamos unos moldes individuales ( a gusto de cada uno)
  3. Horneamos la calabaza unos 30 minutos hasta que esté bien asada.
  4. Quitamos las semillas y la piel de la calabaza y pasamos la pulpa por un pasapuré.
  5. Mezclamos la mantequilla en pomada con la pulpa de la calabaza. 
  6. En un bol aparte batimos el azúcar con los huevos hasta que haya doblado el volumen y tenga una apariencia blanquecina.
  7. añadimos la cucharada de azúcar avainillado y la cáscara de limón rallada.
  8. Incorporamos el chorrito de ron y la sal.
  9. Añadimos la mezcla de puré de calabaza y mantequilla.
  10. Incorporamos la almendra molida. 
  11. Integramos la harina mezclada con la levadura previamente tamizada.
  12. Mezclamos todo muy bien y vertemos en el molde o moldes individuales.
  13. Horneamos durante unos 25-30 minutos hasta que esté cocido.
  14. Dejamos enfriar encima de una rejilla.
  15. Espolvoreamos con azúcar glas antes de servir.






¡Feliz semana!






2 comentarios:

Pepi Pi dijo...

Me encanta este bizcochito, se ve tan esponjoso. Lo anoto para hacer, aunque puede que ponga más harina y menos almendra, me gusta el toque que le da la almendra a los dulces, pero no me gusta cuando tiene demasiada.
BIcos

Juliette dijo...

He descubierto tu blog buscando la receta de la Tortada y me he quedado un rato a curiosear. Esta receta me la apunto también. Cuantas cosas ricas...Enhorabuena por tu estupendo blog.

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario.