Pastel Tía Dora


Tengo debilidad por la masa fermentada y en casa trabajo con ella tanto para hacer salado como dulce. Es una masa que me gusta por su versatilidad ya que una vez amasada, admite cualquier ingrediente: fruta, frutos secos, cebolla, embutidos, quesos, etc...

Para hacer este pastel que por cierto se llama de la tía Dora y no tengo idea de por qué, utilicé masa enriquecida. lleva un alto porcentaje de grasa.

Para que este tipo de masas salgan bien, los ingredientes deben incorporarse siempre a temperatura ambiente, realizar un correcto amasado y  respetar los tiempos de fermentación. Si lo conseguimos el resto es pan comido.






Ingredientes

Para la masa:

  • 250 g de harina de media fuerza
  • 20 g de levadura prensada
  • 30 g de azúcar
  • 1/2 taza de leche templada (la mitad de un cuarto de vaso de los de agua)
  • Algo menos de media cucharadita  (de las de café) de sal
  • 125 g de mantequilla 

Para la base de la masa:

  • 60 g  de azúcar
  • 30 g de almendras picadas 
  • 2 cucharaditas de canela molida
  • Frutas confitadas picadas 
  • 100 g de pasas 
  • 1 yema de huevo
  • 1 copita de ron
  • Una pizca de esencia de vainilla
  • 1 cucharada de mermelada (sabor que más nos guste)







Elaboración


  1. Engrasamos un molde redondo desmontable de 20 cm 
  2. Tamizamos la harina y hacemos un volcán en el medio. Añadimos la levadura, el azúcar, la sal y la leche. Trabajamos bien hasta que los ingredientes queden bien integrados. 
  3. Dejamos fermentar unos 15 minutos.
  4. Maceramos las pasas con el ron
  5. Incorporamos la mantequilla a la masa y seguimos amasando hasta que quede una masa flexible y delicada. Veremos que al incorporar la mantequilla la masa inicial se descompone toda. No os preocupéis, a medida que continuemos amasando ésta se volverá suave y elástica. 
  6. Dejamos reposar otros 15 minutos.





Seguimos...


  • Mezclamos el azúcar, el ron, la canela, las pasas, las almendras picadas, la esencia de vainilla y la fruta confitada
  • Extendemos la masa sobre el mármol dándole forma de rectángulo
  • Añadimos la mezcla anterior procurando que quede bien esparcida por encima de la masa.
  • Cortamos en tiras finas y les damos forma de rulo
  • Enrollamos algunas tiras en en forma de espiral en el centro del molde y continuamos rellenando con las tria en forma de espiral hasta completar toda la base del molde. Si nos sobran tiras las ponemos por encima como si fuera otra capa. La composición va según nuestro gusto. 
  • Dejamos fermentar otros 15 minutos
  • Pintamos con la yema de huevo
  • Horneamos en horno precalentado a 220 y cocemos por unos 30 minutos o hasta que esté dorado.
  • Pintamos con mermelada cuando esté frío






Espero que os haya gustado

¡Feliz semana!

2 comentarios:

Laura Selene dijo...

Me encanta y supongo que no sera ningún inconveniente reemplazar las frutas confitadas por nueces o manzanas. Beso.

Angeles Fernandez dijo...

Yo creo que las nueces o manzanas le pegan muy bien. Habrá que probarlo.
Besitos.

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario.