Mil hojas de mascarpone y crema de avellanas


Cuando disponemos de poco tiempo o tenemos pocas ganas de trabajar, debemos recurrir a lo sencillo y no complicarnos demasiado la vida en la cocina. Entonces si nos pasa eso, abrimos la nevera y es posible que nos encontremos con un paquete de masa de hojaldre, un bote de crema de avellanas y una tarrina de queso mascarpone. Con estos tres ingredientes podemos hacer de la manera más fácil un postre de lujo al estilo del mejor chef.

Sigue leyendo la receta y ya verás como es verdad.





Ingredientes para 2/3 personas :

  • 1 rollo de masa de hojaldre congelada 
  • 1 tarrina de queso mascarpone ligero de 250g
  • 3 cucharadas de crema de avellanas (nocilla /nutella)
  • 1 cucharadita de nuestro licor preferido (en esta receta puse licor de Amarula)
  • 75 g de azúcar 
  • 2 yemas de huevos bien frescos 
  • Cacao en polvo para espolvorear
  • Azúcar glasé para espolvorear 







  1. Estiramos bien la masa de hojaldre con un rodillo hasta que quede bien fina
  2. Cortamos 3 láminas de la masa (por ración) en rectángulos de aproximadamente 12x6cm
  3. Pinchamos cada lámina con la punta de un cuchillo o tenedor para que no suba al hornear.
  4. Forramos una bandeja con papel de hornear y ponemos las láminas en ella. Las cubrimos con papel de aluminio y encima ponemos alguna cosa que pese como por ejemplo legumbres o una bandeja más pequeña que pueda aguantar el calor en el horno. Esto se hace para evitar que suba la masa ya que nos interesa obtener unas láminas muy finas.
  5. Horneamos durante 10/15 minutos en horno precalentado a 180º (vigila tu horno ya que como siempre: cada horno es un mundo).
  6. Sacamos del horno cuando estén doraditas y reservamos.

Crema de mascarpone:

  1. Batimos muy bien los huevos con el azúcar hasta que blanqueen. 
  2. Añadimos el queso mascarpone  y nuestro licor. Continuamos batiendo hasta obtener una crema muy suave.
  3. Ponemos la mitad de la crema en una manga de plástico y reservamos en la nevera 
  4. Añadimos las tres cucharadas de crema de almendras al resto de crema que queda y mezclamos muy bien. 
  5. Ponemos también esta crema en una manga de plástico y reservamos en la nevera.

Montaje:

En el plato de servir ponemos una lámina de hojaldre y encima una capa de crema mascarpone haciendo ondas (podemos utilizar una boquilla o bien hacemos un corte en la punta de la manga). Espolvoreamos con cacao en polvo y ponemos encima otra lámina de hojaldre. 
Hacemos lo mismo con la crema de almendras y espolvoreamos con azúcar glasé. Cubrimos con la última lámina de hojaldre y por encima decoramos con una capa de crema mascarpone espolvoreada con cacao y unos trocitos de fruta confitada.

Fácil ¿verdad?







Si prefieres que tenga tu toque más personal, puedes hacer tú misma la masa de hojaldre. No es difícil pero requiere paciencia, tiempo y ganas de trabajar ;-).

¡Feliz semana!



3 comentarios:

garlutti dijo...

A estas horas me encantaría tomar un trocito ...que rico

Macarena Mauriz dijo...

Me encantan este tipo de postres que sugen de la improvisación y como biien dices digno de la mejor cocina. Una presentación fantastica, me encanta.
Besos

Bilyana Plamenova mincheva dijo...

Que rico, por favor! Saludos desde
http://bilyrecetas.blogspot.com

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.