Mi bizcocho de manzana



Y continuando con mis experimentos culinarios, hoy he dado en 'el clavo' con este pastel de manzana improvisado. Ha salido realmente exquisito, muy esponjoso y a la vez con ese toque cremoso de la manzana. Es muy fácil de preparar y de éxito asegurado.



Ingredientes:



  • 200 g de harina
  • 200 g de azúcar
  • La ralladura de una naranja
  • El zumo de la naranja
  • 4 huevos
  • 200 g de aceite gusto suave
  • 1 sobre de levadura royal
  • 1 chorrito de anís
  • 1 pizca de sal
  • 3 manzanas tipo golden
  • azúcar glas
  • mermelada de frutas (a nuestro gusto)

Elaboración:


En un bol que no esté frío, ponemos los huevos, el azúcar y el zumo de naranja. Batimos con batidora eléctrica de varillas durante unos 6 minutos aproximadamente. Incorporamos el vaso de aceite y continuamos batiendo unos segundo más.
Tamizamos la harina junto con el sobre de levadura y lo incorporamos a la preparación anterior. No debemos batir demasiado, sólo damos unas vueltas con las varillas de abajo hacia arriba hasta que veamos que está todo bien integrado. Añadimos la ralladura de naranja y el chorrito de anís y mezclamos.

Dejamos reposar todo en la nevera una media hora. Mientras, aprovechamos para calentar el horno a 250º.

Pelamos las manzanas, quitamos el corazón y las cortamos en cuartos. De cada cuarto, hacemos tres o cuatro cortes sin llegar hasta el final de manera que queden unas láminas separadas.

Cuando haya pasado la media hora, sacamos de la nevera todo el preparado y lo volcamos en un molde que previamente habremos engrasado y enharinado para luego meter en el horno. Incorporamos los trozos de manzana por encima presionándolos un poquito para que queden semienterrados en la masa.

No debemos preocuparnos de como quedan los trozos de manzana. Al subir la masa, todo se irá encajando en su sitio. Espolvoreamos con un poco de azúcar por encima y lo metemos en el horno a 180º unos 30 -40 minutos (depende de cada horno). Vamos vigilándolo desde fuera pero sin abrirlo.


Cuando veamos que ya está cocido, sacamos el molde del horno, desmoldamos y dejamos enfriar encima de una rejilla. Una vez frío, pintamos con un pincel de mermelada y espolvoreamos con azúcar glas.



El aspecto interior es de textura cremosa pero a la vez es esponjoso. La manzana se integra completamente en el bizcocho y al comerlo notas perfectamente la combinación de sabores del anís, de la naranja y de la manzana. Un exquisito placer.







Como seguramente habréis notado, la receta base es la de las magdalenas de la entrada: Las magdalenas de Su pero con alguna modificación a mi manera...
¿Quien se atreve?

4 comentarios:

María dijo...

Tiene un aspecto excelente,me apunto la receta y el próximo fin de semana sorprenderé a mis hijos con ella.
Gracias por compartirla.

Mª Angeles dijo...

Maria,
Seguro que te saldrá riquísima. A tus hijos les encantará.Ya me contarás. Un saludo.

Anónimo dijo...

CON ESA CANTIDAD DE INGREDIENTES,CUANTAS PORCIONES ME SALEN . . . .

Angeles Fernandez dijo...

Hola, Salen unas 8 porciones normales.
Un saludo y gracias por tu visita.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.