Chulas de mi tía Amparo





Cuando paso un rato con ella, siempre me queda la satisfacción de haber aprendido cosas nuevas. Es muy sabia.



Hoy le he comentado que me faltaba atrevimiento para lanzarme con algunos postres y en media hora me ha dado una clase magistral de como hacer de una manera fácil las chulas, las maravillas y el brazo de gitano.


A sus 89 años, está en plena forma y se pasa el tiempo volando cuando voy a verla.
Bueno, pues dicho lo anterior aquí me tenéis con las chulas de la tía Amparo. Un postre muy fácil de hacer que se preparaba y se prepara aún en las aldeas para premiar el esfuerzo del duro trabajo en el campo o para dar alegrías a los niños y a los no tan niños :-)



Ingredientes:




120 g de harina

4 cucharadas soperas de agua

3 huevos

1/4 de cuchara (de las de café) de bicarbonato

Aceite suave para freír

En un bol batimos los huevos hasta que hayan doblado el volumen, añadimos el agua y continuamos batiendo. Poco a poco incorporamos la harina tamizada con el bicarbonato. Cuando todo esté bien integrado, dejamos reposar unos 30 minutos.


En una sartén calentamos el aceite vigilando que no se queme. Con la ayuda de una cuchara, vamos poniendo montoncitos de masa en el aceite. Cuando veamos que la masa flota, le damos vueltas. Ésta se hinchará y quedará en forma de buñuelo. Cuando estén doradas, las sacamos y dejamos reposar encima de papel de cocina.



Servimos sobre un fondo de miel, espolvoreamos con azúcar glas y dejamos caer unas gotas de miel en cada una.








¡Buen provecho!











2 comentarios:

Mavi dijo...

Las chulas tienen una pinta estupenda y tu tía Amparo también. Besito para ella por regalarnos la receta!

Mª Angeles dijo...

Gracias Mavi, se lo daré de tu parte.Se merece todo ya que es una gran mujer y una gran cocinera.
Ella es la culpable de que me guste tanto la cocina.

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario.