De vuelta otra vez


Queridos amigos,

Debo disculparme por haberos dejado sin noticias durante unas semanas. He vuelto de mis vacaciones y traigo muchas cosas que contaros de una preciosa isla: Madagascar.

Madagascar tiene tantos alicientes para todas las personas a las que nos gusta viajar, que me cuesta decidir por dónde debo comenzar mis posts y explicar todo lo visto en casi un mes que pasé visitando la isla.

Y así a grandes rasgos, es la cuarta isla más grande del mundo. Situada en el océano Indico frente a la costa de Mozambique, fue guarida de forajidos y bucaneros, comercio de esclavos y colonia francesa desde 1896 hasta 1946. Desde entonces y hasta 1960 año de su independencia, Madagascar  formó parte del territorio de ultramar francés.

En la actualidad  y a pesar de las inmensas riquezas naturales que tiene, el país vive en una situación de pobreza extrema.  El 68,7% de personas viven por debajo de la línea de pobreza nacional (Fuente: Banco Mundial ).

En lo referente a Gastronomía, se nota mucho la influencia francesa, aunque también la oriental.  Tuve la oportunidad de pasear por los mercados y comer en algunos restaurantes de la isla para comprobarlo. 
Podéis ver aquí algunas fotos de puestos en los mercados de las ciudades:  Antsirabe,Fianarantsoa, Moramanga y la última en la playa de Toamásina

En cualquier puesto de mercado podemos encontrar gran variedad de frutas, hortalizas y legumbres.

Hay una gran variedad de frutas exóticas: lichi, mango, papaya, fruta de la pasión, bananas, etc . 

El arroz es el alimento básico de su gastronomía. Dicen que un malgache no puede estar  sin comer al menos un plato de arroz al día.


La verdura es una parte importante de su alimentación. Sirve como acompañamiento a la mayoría de los platos.

La hoja de mandioca triturada se utiliza para hacer salsas y también para caldos que acompañan  el arroz o el cebú.

En cualquiera de los mercados se vende comida recién hecha.  Me llamaron la atención estos buñuelos de harina de arroz mezclados con azúcar y miga de pan . Tenían una pinta estupenda.
El pescado también tiene su parte importante. A destacar el marisco y  el pescado seco como el de la foto .

Es muy común ver vendedoras de camarones  por las playas.
El zebú (en todas sus versiones), los cangrejos de río o las ancas de rana también forman parte de la gastronomía malgache. ¡Ah! y no quiero dejar de mencionar la enorme variedad de especias: vainilla, canela, clavo, nuez moscada, etc.  pero merecen otra entrada en este blog.

3 comentarios:

Maky dijo...

Guaaaaa , que envidiaaa me has dadooo ( sana eh), hace tiempo vi en el programa españoles por el mundo Madagascar y desde entonces me cautivo por completo, la verdad es que tiene que ser un sitio increible.
Besines y bienvenida

Mª Angeles dijo...

Maky, es un sitio increíble de verdad. Hay mucho que ver y muchas cosas que aprender. La naturaleza ha sido muy generosa allí y la gente es humilde pero encantadora. Lástima que en algunos lugares se vea tanta pobreza. ¡Qué mal repartido está el mundo!.
Besitos y gracias por dejarte caer por aquí.

Roser dijo...

Preciosa entrada, despierta tantas sensaciones. Quisiera contactar contigo pero no veo cómo (no tengo facebook,twitter, ni tengo configurado el outlook. Tengo gmail y tú?

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario.